Curso de 1920 Entrambasaguas

Archivado en Recuperar, qué.

Hubo una época en la que los colegios de los pueblos pequeños de España no distinguían a sus alumnos por edad ni los separaban en diferentes aulas como ahora. En aquellos años, bastante lejanos aparentemente pero muy cercanos en la memoria de muchos de nuestros mayores, las clases las impartía un mismo maestro y no había más que una pequeña pizarra donde realizar las tareas y un libro único que contenía todo el conocimiento.

Más allá de lo que pueden ser meros detalles anecdóticos, nos hemos acostumbrado a ver muchas fotografías similares a las que traemos en esta publicación: un típico posado del grupo de niños junto al maestro en el patio o a las puertas de la escuela. Pero, por su anotación en el reverso, sabemos que nos encontramos en 1920, en el pequeño pueblo de Entrambasaguas, en el valle de Campoo en Cantabria.

Por aquellos años, los niños, muchos de los cuales apenas superaban el lustro de edad, acudían diariamente a pie desde el campo hasta la casa escuela del ayuntamiento para aprender a hacer algunas cuentas, escribir y leer para desenvolverse en un futuro en la vida cotidiana. En el camino, ni alquitranado ni adecentado para las inclemencias del tiempo, se encontraban con el paso de ganado, carruajes y caballos dedicados a sus faenas. Reinosa, la población cercana más importante está a unos 13 kilómetros de distancia.

Mirando sus caras alguno quizás pueda encontrar a alguno de sus familiares y otros solamente verán unos rostros desconocidos. Pero lo cierto es que nos demuestra que hubo una época en la que los más pequeños no solamente tenían que recorrer diariamente el camino a pie para ir a la escuela, sino que prácticamente la mayoría de ellos vivían en pobres hogares sin electricidad, sin baño y sin ninguna de las comodidades de hoy en día. Sin olvidar que prácticamente todos ayudaban en las faenas y en la casa a sus padres. Una realidad bastante extendida en todo nuestro país y que, gracias a la digitalización de fotografías de este tipo, podemos preservar en la memoria y remontarnos a cómo era la vida en aquellas circunstancias.

Etiquetas: , , , ,

Escribe un comentario