De paseo por el pasado

Archivado en Guardar, dónde.

De paseo por el pasado

La fotografía tiene algo mágico, algo que evade de la realidad por segundos, que transporta hacia otras épocas y lugares. Por eso somos unos enamorados de la fotografía antigua, esa que tiene el poder de hacernos ver cómo eran otros tiempos. Por ejemplo, ahora vamos a Francia gracias al álbum completo que hemos rescatado recientemente cuyas fotos transcurren entre los años 30 y 40. Tenemos una imagen  con tres protagonistas misteriosos a los que no les podemos poner cara, pero sí espalda. El fotógrafo, a quién no vemos, sabía lo que hacía, no esperaba que nadie pudiera reconocer a los protagonistas de este paseo de invierno. ¿Pero entonces, con qué propósito?

Digitalización

Las fotografías antiguas son un legado del pasado. ¿Pero siempre tenemos acceso a esas imágenes del ayer? La respuesta es que no siempre. Muchas fotografías han llegado en mal estado a nuestros días y suelen estar custodiadas por una sola persona. Por suerte, en manos de buenos profesionales, es posible hoy en día recuperar fotos en mal estado que nos revelan cómo era la vida hace unos año y un sin fin de cosas más. Un buen escaneo hace posible la entrada al mundo digital  a fotografías que nunca fueron tomadas con ese fin.

Fotos que viajan en el tiempo

En esta fotografía podemos entender como discurría la vida viendo el lento paseo de un hombre y dos mujeres por un camino de tierra en un lugar de Francia, rodeado de arbustos. Sin analizar mucho nos damos cuenta de que este tipo de paseos no son precisamente así  hoy en día. Lo que nos hace pensar en como en aquellos años la gente ocupaba su ocio y su tiempo. Este paseo hoy mismo sería por una carretera  asfaltada, con bastante tráfico y terrazas de bares. Nos cruzaríamos con gente a cada paso y en vez de llevar bastones estaríamos mirando nuestro móvil, mientras alguien detrás de nosotros nos hace una foto de espaldas y la sube a Facebook. Pero después de los años, estos tres personajes con sus bastones también están en Facebook. Precisamente aquí:  https://www.facebook.com/1534450376817487/photos/a.

¿No es increíble? Mientras recuperamos fotos y recuerdos estamos al tanto de las costumbres y la vida de otras épocas y otras familias como la que comentamos ahora. Si alguien quiere recuperar o arregla sus viejas fotos, para eso estamos: www.fotovintage.com

Etiquetas: , , , , , ,

Eladio Begega

Archivado en Mucho que ver


Por mucho que se descubran fotógrafos que dejan legados de fotos anteriores a la era digital, siguen apareciendo una y otra vez. Sus fotos nos muestran como era la vida en aquellos años, como eran las gentes, costumbres, familia y trabajo, cada uno con su estilo personal y un ojo artístico que capturó aquellos momentos que ya no vuelven. Esas escenas irrepetibles las podemos ver hoy en Internet, exposiciones, libros, etc., gracias a su descubrimiento y a la digitalización de hoy.

Un fotógrafo de pueblo.

Ahora tenemos que hablar de Eladio Begega, un fotógrafo del pequeño pueblo asturiano de El Condáu, concejo de Laviana. Eladio Begega (1928-2017) era sobre todo un fotógrafo que retrató, entre los años sesenta y los ochenta, su pueblo y sus gentes, todo lo que le rodeaba de una forma natural, tal como transcurría la vida en aquellos rostros y escenas que quedaron atrás. Juaco López, director del Museo del Pueblu d’Asturies se enteró de la existencia de Eladio Begega y ahora parte de sus fotos están en el museo y en el libro que se publicó, “Mis vecinos del Condáu”. Su legado es de 50,000 fotos reveladas y de medio millón de negativos. Como dice Juaco López, ¡cuantas sorpresas quedarán por encontrar!

Caras de la vida rural.

Desde que nació, Eladio Begega ha vivido siempre en la cuenca alta del río Nalón, haciendo de su pueblo, El Condáu, y de sus vecinos el centro del objetivo de su cámara. Entre los años 1962 y 1985 se dedicó al retrato de vecinos y familiares trabajando en la tierra, en la hierba, de ancianos, vagabundos, gitanos, en la matanza o divirtiéndose en las fiestas. Son imágenes comunes que no han interesado demasiado a otros fotógrafos de la región. Un testimonio como el que nos relata Begega es muy difícil de encontrar. Nos muestra como era la vida cotidiana en la sociedad rural durante esos años. “Ya no encuentro rostros únicos como los que encontraba antes”, se quejaba Begega, “ahora somos todos más iguales. Yo solo he querido que quedara constancia de todo lo que yo iba viendo cada día desaparecer”. Gracias a él hoy podemos ver aquellos rostros únicos, aquellos lugares y costumbres que ya han desparecido.

Mucho por descubrir.

En otras entradas hemos hablado de fotógrafos que han hecho algo muy similar, han dedicado su vida a contarnos todo aquello que veían a diario desde el anonimato. Su vida se dedicó a cosechar imágenes para que hoy alcanzaran su máximo significado y valor, cuando ya no quedan rostros de aquellos ni la vida transcurre igual que entonces. Es el caso de Virxilio Veitez y de Vivian Mayer y muchos otros que han seguido el mismo patrón. Seguiremos descubriendo lo que fotógrafos como ellos encontraron muchos años atrás, queda mucho por descubrir.

El País 10 de febrero 2017

http://cultura.elpais.com/cultura/2017/02/09/actualidad/1486640097_535806.html

http://moldeandolaluz.com/profile/EladioBegega

Etiquetas: , , , , , ,

Gótica

Archivado en Recuperar, qué.

No hay dudas, la mantilla nos delata que la fotografía se sitúa en España. Una estampa que hoy en día sigue viéndose en determinadas fiestas de guardar y en eventos religiosos de nuestra geografía y que, como podemos ver por la ausencia de colores, viene de una larga tradición.

El perfecto encuadre en lo que parece el patio de una catedral gótica, junto a la correcta definición del enfoque, invita a rescatar esta curiosa escena costumbrista. La buena calidad en la conservación del negativo permite que su digitalización ofrezca un resultado muy aceptable.

Etiquetas: , , , , ,